Mínima muestra de poesía mapuche contemporánea*

por Jaime Luis Huenún**

La poesía mapuche constituye, si lugar a dudas, uno de los fenómenos literarios más relevantes surgidos en Chile en las últimas dos décadas. Desde 1988 a la fecha, una veintena de autores mapuches ha venido publicando libros regularmente, instalando de este modo una serie de propuestas líricas distintivas y diversas. Hablamos de una producción poética que ha conseguido atenuar parte del eurocentrismo literario presente durante todo el siglo XX en un país que sólo era capaz de valorar y prestigiar obras de fuerte filiación estética grecorromana, europea o anglosajona. 

Autores como Leonel Lienlaf, Lorenzo Aillapán, José Teiguel, Bernardo Colipán, María Isabel Lara Millapán, Juan Paulo Huirimilla, Maribel Mora Curriao, Graciela Huinao, Elicura Chihuailaf, César Millahueique entre otros y otras, han hecho de sus escrituras un territorio en el que se preservan y proyectan las historias comunitarias y familiares, las oprobiosas tragedias y negaciones sufridas por el pueblo al que pertenecen y los símbolos colectivos de un grupo humano que lucha cotidianamente por darle continuidad a su cultura en un espacio muchas veces adverso y restrictivo.

Presentamos a los amables lectores de Criaojos una pequeña muestra de esta creciente producción lírica, animados por el deseo de compartirles un puñado de poemas en los que los poderes del paisaje y la palabra se cruzan con potentes y arraigados imaginarios míticos y dolorosos conflictos políticos actuales; poemas en los que el uso ceremonial de dos lenguas (el mapuzungún y el español) testimonian los trabajos visionarios de la poesía al interior de una sociedad que ha logrado mantener vigente una luminosa y a la vez compleja memoria colectiva, una memoria que, en definitiva, nutre y vivifica los cantos y los actos de un pueblo que se niega a desaparecer.

*Los poemas seleccionados pertenecen al libro La memoria iluminada: poesía mapuche contemporánea, publicado por el Centro Editor de la Diputación de Málaga, 2007.

**Poeta. Autor de Ceremonias (1999), Puerto Trakl (2001), Reducciones (2009) y La memoria iluminada: poesía mapuche contemporánea (2007). Obtuvo el premio nacional de poesía Pablo Neruda (2003) y la beca de la Fundación Guggenheim de Nueva York . Reside en Santiago de Chile.

BERNARDO COLIPÁN FILGUEIRA

LIKÁN AMARU TAÑI WEFÜN

Ngeláy kiñe kürüf, fotüm, fentré alükechi müpü nielú

ka itró nowüngelu norumé tami müpüw reké,

Likán.

Tami kiñen fün-ngerpuy chi antü.

Tami wüné eypíchi nemül mew

ngüláen pimí

wellíng pülé küpán

eluén tami wiríkan.

¿Chéw mülékeymi am petú tami küpákenon?

¿Kam tami llawféñ zóy kuyfí tuwüy eymí mew?

Eymí ka iñché nga epu folílngeyu

wümáwkülelu kiñe fütrá kuyfí mawüzantü mew.

Iñché eymímu ta mülén

féymu lle kintúyawüleyu kürüf mu.

Antü ñi líf mew

rakümkonkülelu tami yómpewe mew.

APARICIÓN DE LIKAN AMARU

No hay un viento, hijo, tan alado

ni tan orgulloso como tu vuelo,

Likán.

El sol fue tu única semilla.

Tu primera palabra fue

ábreme

vengo del vacío

dame tu escritura.

¿ Dónde estabas antes que vinieras ?

¿ Acaso es tu sombra anterior a ti ?

Tú y yo somos dos raíces

dormidas en un bosque milenario.

Yo estoy en ti.

Por eso te busco en el aire.

En la pureza

del sol atrapado en tu cristal.

PAULO HUIRIMILLA OYARZO

ÜNGÜMKÜNEFUN ÑI AKÚAEL KIÑE FÜTRÁ PÜLLÜ

Pewmápüle narpatún.

Fachántü may trumíñpun ngetuy fey ta pu anümka makay trapékaw-wetulayngün

kalmíñmew tüngkülewepuy ko

eymí kay kuyfíreke aychüfwelaymi anay, witránalwe.

Aywíñülüwmekefin tami kámapuyawün

wünyélfe ñi llafínge mew.

Wüñópetupe pu lewfü

kaké lewfü ñi külléñüreke.

ESPERO LA LLEGADA DE UN GRAN ESPÍRITU

He bajado del sueño.

Hoy es noche de oscuridad y los árboles no se trenzan,

las aguas se detienen en el musgo

y tú no brillas como antes, Witranalwe.

Reflejo tu ausencia en los párpados

del lucero.

Que los ríos vuelvan

como lágrimas de otros ríos.

CÉSAR MILLAHUEIQUE

EPU KIÑE (Wicháfwirin)

-¿Chéw amta müleymí? – rantúfin.

-Wenté pu anümka mülí ta lafkén – feypíenew.

-¿Chéw amta mülí tami ruká? – rantúfin.

-Tüyéchi mapu pülé… chew tañi ellkáwkemum ta küyén – feypí

-¿Chéwpüle am trekálimi?

-Chew ta kóm pu lewfü ñi witrúkonpukemum – pienéw

-¿Chéw amkay mülí tami pu fochüm?

-Púrangi ta kóm pu mawün mew – feypí

¿Tami zomo kay…? ¿Chéw amta mülí tami zomo?

-Tritrángnamunküyawün ta Avenida República pülé – feypíenew

– Üyümnerpuy kiñe küzé trafyénefiel kürüf

chi küzému kimáfimi.

EPU KIÑE (Fragmento)

-¿Dónde vives? – le pregunté.

-Por sobre los árboles está el mar – me dijo.

– ¿Dónde está tu casa? – le pregunté.

-Por esos lares…donde se esconde la luna- respondió

-¿Hacia dónde caminas?

-Donde desembocan todos los ríos- me dijo

– ¿Y dónde están tus hijos?

-Bajo todas las lluvias- respondió

– ¿Y tu mujer…? ¿Dónde está tu mujer?

-Descalza por Avenida República- me dijo-.

Lleva una vela prendida a contraviento,

por la luz la reconocerás.

JAQUELINE CANIGUÁN

IÑIÉY NURUMÉ AZKÍNTUNUAETEW

Aychüf kongéchi trayénkopüle lefkéfun em

ziétew nga ñi züngun.

Wishkéñkülerpay mawüza pülé,

kizú ta küpáy tañi inápüle ayépayal.

Itró ayüwmangefuy tañi mongén llengá,

itró ayüwmangefuy tañi mongén llengá.

Kiñe pún (tüyé nga niékenolu wángkülen)

kizú ta wé mapu pülé amúy

fey nga ñi metáwe péwellgiñpuy

trayéngko ñi punwíkon mew ngatí.

Küpá küméelwelan ñi longkó,

küpá tayülwelan

pulíwen pülé nga tripálepale antü.

Mawüzantü pülé amuán tañi ellkawáll,

iñiéy nurumé azkíntunuaetew,

iñiéy nurumé azkíntunuaetew.

PARA QUE NADIE ME MIRE

Al estero de aguas brillantes corría yo

cuando su voz me alcanzaba.

Él viene silbando por el bosque,

él viene a sonreír junto a mí.

Qué contenta era mi vida,

qué contenta era mi vida.

Una noche (de esas sin estrellas)

el viajó a un lugar nuevo

y mi cántaro encontró su lugar

en el fondo del estero.

Ya no quiero adornar mi cabello,

ya no quiero cantar cuando el sol

aparezca en la mañana.

Iré a la montaña a esconderme,

para que nadie me mire,

para que nadie me mire.

MARIBEL MORA CURRIAO

NÁRANTÜYMAN LEWFÜ MEW

Kiñe lingár chewké

azél-azeltulmekefí nárantü.

Tañi mütréng kalül

zoyfí ta tramültramül.

Ti llágentu züchingkén

ñochí-ñochingey ñi lemáwün lewfüpüle.

Fütrá neyüy may mapu

tañi mongélerpual.

ATARDECER EN EL RÍO

Una garza blanca

desafía la tarde.

Su figura inmóvil

desborda el horizonte.

El último rayo de luz

huye sigiloso por el río.

La tierra respira hondo

para seguir viviendo.

JAIME HUENÚN

ANAHÍ TA WERKÜLELNGEL ZÜNGU

Wünkülewüyerkey fey iñché kay

túrayenküyawül-leyu tañi pu püllüzüngu chillkámew.

Wíf mawünüy may wentémapu ka tañi pewmámu kay llengá

ngüláyey wüné kelüke choyün zengüll.

Mawüzantü pülé müpüwingün pu weráfü

fey tuétue kay küláchi züngúy

ré tañi keñánatew mütén.

Wünmámwüla ngatí: llampüzkeñngerkí wenu,

marángerkinga mapu inálefnefiel chi antü.

Püchüymamew péwümeyunga pomómümeken ináfül müshké llemay,

ráwmeken

tami ñuke ñi lingár impólkoñiwe mew.

Tíchi püllómeñ llengá

ko ñi wiríntükukel wentéko lle tati, eypíwün azkíntunefiel

üyéchi pu tapül ñi mülfén.

Ngümán, ngümán may,

ré tañi fentré ayüfielmüten ta neyüneal tami kürüf ngatí.

ENVÍO A ANAHÍ

Era madrugada y yo

cortaba flores para ti en mis libros de poesía.

Llovió largo sobre el mundo y en mi sueño

se abrieron los primeros rojos brotes de poroto.

Hacia el bosque volaron los güairaos

y el tué -tué cantó tres veces

sólo para confundirme.

Amanecí después: mariposa era el cielo,

liebre era la tierra corriendo tras el sol.

Te vi luego zumbando en las orillas de la miel,

haciendo olas en la blanca

placenta de tu madre.

La muerte es lo que escribe

el agua sobre el agua, me dije contemplando

el rocío de las hojas.

Lloré, entonces lloré,

sólo por el delirio de respirar tu aire.

Anuncios